ACCIONES Y BONOS BANCO POPULAR

Miles de afectados han perdido todo el dinero invertido en acciones, obligaciones y deuda subordinada de Banco Popular. Nuestro despacho estudia posibilidad de acogerse a la “Acción de Fidelización” ofrecida por el Banco Santander, así como el ejercicio de acciones judiciales para recuperar las inversiones.

Tras la resolución del Banco Popular y su paso a manos del Santander, miles de titulares de acciones, obligaciones y deuda subordinada de Banco Popular, han visto cómo -de la noche a la mañana- sus inversiones se han evaporado íntegramente; sin apenas información y sin saber si volverán a recuperar todo el dinero invertido.

A las puertas de los Tribunales se amontonan recursos y querellas contra las Autoridades Europeas, los Consejos de Administración de Banco Popular e, incluso, contra la firma Auditora de la entidad. Se exigen explicaciones acerca de las causas que motivaron la intervención del Banco y se denuncian delitos de falsedad contable, fraude de inversores o administración desleal.

Las Autoridades Europeas estudian nuevos mecanismos para aplicar en casos de crisis de liquidez y fuga de depósitos como la sufrida por el Banco Popular, a fin de que lo sucedido con la entidad española no vuelva a ocurrir, e insisten en que la resolución del Banco fue una operación que estuvo bien ejecutada.

Por su parte, la respuesta del Banco Santander a los inversores minoristas, se ha hecho esperar. Tres meses después de la resolución del Banco Popular, la entidad cántabra presidida por Ana Patricia Botín, ha puesto en marcha un “Plan de Fidelización” dirigido a compensar a los titulares de acciones y obligaciones subordinadas “Tier 2” de Banco Popular que se vieron perjudicados por su resolución.

Se trata de una oferta que entró en funcionamiento el 13 de septiembre de 2017 y su plazo de aceptación está previsto que termine el próximo 7 de diciembre. A través de ella, los accionistas y titulares de obligaciones subordinadas que reúnan determinados requisitos podrán “canjearlos” por “Bonos de Fidelización”, en un importe equivalente a su inversión.

Sin embargo, esta oferta no está exenta de polémica, ya que su aceptación implica la asunción de una serie de Riesgos elevados que conviene tener en cuenta antes de decidir si se acepta o no. Entre otros, la renuncia irrevocable e incondicional, en los términos más amplios posibles, al ejercicio de acciones y reclamaciones legales contra las sociedades del Grupo Santander.

En Gil-Gibernau estamos pendientes –día a día- de lo que sucede. Estudiamos la posibilidad de acogerse a la “Acción de Fidelización” ofrecida por el Banco Santander, así como el ejercicio de acciones judiciales para recuperar las inversiones de los minoristas afectados por la resolución de Banco Popular. Si desea más información, póngase en contacto con nosotros en el 941 25 99 00.

Si precisa más información sobre la “acción de fidelización” pinche aquí

Si precisa más información sobre los Riesgos de la “acción de fidelización” pinche aquí