RESPONSABILIDAD PENAL DE LA EMPRESA

responsabilidad-penal-ok
Diseño de Programas de Prevención de delitos para evitar la responsabilidad penal de la empresa y la imposición de sanciones.
Las empresas podrán ser declaradas penalmente responsables por delitos (*) cometidos por sus administradores, directivos y trabajadores, en el ámbito de su actividad.
(*) Los delitos más habituales que pueden dar lugar a la responsabilidad penal de la empresa son los siguientes:
  • Estafas y fraudes.
  • Insolvencias punibles
  • Delitos contra la propiedad industrial e intelectual
  • Daños informáticos
  • Delitos contra la Hacienda Pública y Seguridad Social
  • Blanqueo de capitales
  • Falsedad en medios de pago
  • Tráfico de influencias.
  • Delitos contra el Medio Ambiente
  • Delitos de riesgos provocados por explosivos
  • Delito de construcción, edificación o urbanización ilegal.

 

 SANCIONES:
En función de la gravedad del delito las sanciones van desde multas y pérdidas de subvenciones y ayudas públicas, hasta suspensión temporal de actividades, clausulara de locales y, en casos extremos, disolución, liquidación y cierre de la empresa.

 

PLAN DE PREVENCIÓN DE DELITOS: IMPLANTACIÓN, OBJETIVOS Y FASES:
La Ley prevé que la empresa pueda quedar exonerada (liberada) de responsabilidad si, previamente a la comisión del delito, ha desarrollado e implantado eficazmente un programa de prevención de delitos.
La supervisión del modelo implantado corresponde a un órgano autónomo de la empresa con poderes de control o, en empresas de pequeñas dimensiones (aquellas autorizadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias abreviada) estas funciones de supervisión podrán ser asumidas por el órgano de administración.

 

OBJETIVOS:
  1. Prevenir la comisión de delitos en la empresa.
  1. Evitar la responsabilidad penal de la empresa por delitos cometidos por sus representantes legales, directivos o trabajadores.
  1. Sensibilizar y formar en riesgos penales a los directivos y trabajadores de la empresa contribuyendo a prevenir la comisión de delitos.
  1. Favorecer y promocionar prácticas lícitas, transparentes y éticas favoreciendo la imagen externa de la empresa.
La elaboración del programa de prevención de delitos debe partir de un adecuado análisis previo y un correcto asesoramiento jurídico para su desarrollo y posterior implantación, que se llevará a cabo en diferentes fases.  Es imprescindible la máxima colaboración e implicación de la dirección de la empresa.

 

FASES:
  • Análisis de la organización:
  • Implantación del modelo:
  • Formación:
  • Evaluación y seguimiento: